Portal Militar
Historia de la Segunda Guerra Mundial
Wehrmacht  1914 - 1945
 DOCUMENTOS
ORIGEN DEL ARMA DE INGENIEROS DEL EJERCITO DE CHILE
El origen del Arma de Ingenieros del Ejercito de Chile, se remonta a la época de la Colonia y la Patria Vieja. En esa época se desempeñaban en actividades de apoyo a la comunidad  y ayudando en menor medida a las fuerzas militares que aseguraban la existencia del reino de España. Se destaca entre sus obras la confección de Planos para catedrales, el Puente de Cal y Canto, fuertes fronterizos etc. Los más destacado ingenieros militares en esa época fueron el coronel irlandés Juan Mackenna O’ Reilly y el Ingeniero Militar Español, Santiago Arcos.

El 22 de marzo de 1820 se dispuso que el depósito topográfico fuera colocado a cargo de los “Oficiales Ingenieros” y se nombrara jefe interino del mismo, al sargento mayor español, Santiago Ballarna.
Al restablecerse la Academia Militar en 1831, el plan de estudios consultaba asignaturas como trigonometría esférica, dibujo geométrico, geometría descriptiva, química de guerra, hidrodinámica etc. Fue así como los oficiales del Cuerpo de Ingenieros destacados en la frontera y en los Estados Mayores de Plaza, comenzaron a dirigir la construcción de fortines y de cuarteles provisorios para las unidades.

Desde entonces también y mientras la defensa de la costa estuvo en manos del ejército, numerosos oficiales de Ingenieros debieron servir en las fortificaciones de San Carlos de Chiloé, Corral, Valparaíso, La Serena y Talcahuano, junto a los artilleros que las guarnecían.

DESEMBARCO, ASALTO Y TOMA DE PISAGUA 
 
Acceso principal a la Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes (Chile)
El 28 de octubre de 1879, a las seis y media de la tarde zarpó un convoy desde el Puerto de Antofagasta en dirección al norte. Estaba conformado por 15 transportes, 15 vapores y un buque de vela que era remolcado por el Copiapó. La cobertura a esta fuerza la proporcionaban cuatro buques de guerra. Se había acordado un desembarco simultaneo en Pisagua y en la caleta Junín.

Al batallón de Zapadores (nombre que se daba antiguamente a los ingenieros militares)  le correspondió la División Especial de Desembarco. El mando lo tenía el comandante Ricardo Santa Cruz, distinguido oficial nacido en Cartagena, Balneario ubicado a 110 kilómetros de Santiago. Pisagua era una aldea de pocos habitantes cuyas casas estaban agrupadas alrededor del ferrocarril que conducía a Negreiros. Allí se hallaban apostados 1.300 hombres enemigos al mando del teniente coronel Isaac Recabarren. 

La madrugada del 2 de noviembre fue de vigilia a bordo de los buques expedicionarios chilenos. Poco antes del amanecer comenzó a visualizarse lentamente el puerto fortificado de Pisagua. Al parecer los defensores tenían absoluta confianza de que estaba muy lejos  el día en que los chilenos pensaran en atacar el puerto, y menos aún se creía en un posible desembarco. Era tal la tranquilidad que reinaba en el lugar, que el servicio de seguridad se había reducido a un mínimo,

A las 5 de la mañana se comunicaba al general Buendía y al coronel Recabarren la presencia de dos buques chilenos y poco después, las fuerzas que guarnecían Pisagua pudieron ver en la bahía la totalidad del Convoy que transportaba el Ejercito Expedicionario. En forma apresurada se intentó sacar el material ferroviario hacia Hospicio, no lográndose por falta de personal. Mientras la población civil trepaba los cerros y huía hacia la pampa, los artilleros tomaban sus puestos en los fuertes y el mando peruano-boliviano ordenaba a los batallones  que se encontraban acantonados en Alto Hospicio que bajaran al puerto para ocupar posiciones que tenían asignadas de antemano en el terreno y edificaciones del poblado.
Inicio de la toma de Pisagua por las Fuerzas Chilenas
Según lo planificado por el mando chileno, la Escuadra debía entrar al puerto a las 4 de la mañana, con el objeto de sorprender a los defensores, sin embargo, no fue factible dada la escasa visibilidad del sector, lo que dificultó la aproximación de las naves. Dos horas más tarde, a las 6 ingresaron a la bahía los buques de guerra para atacar los fuertes y destruir las obras de fortificación de las playas y de la ciudad, con el fin de posibilitar el desembarco de las tropas.

El fuego de los buques cesó a las 8 de la mañana y luego de una tregua de 50 minutos, se reanudó el bombardeo, esta vez sobre la parte superior de los cerros y hacia los lugares donde se estaban reuniendo las tropas peruano bolivianas que descendían de las alturas para tomar ubicación en sus posiciones defensivas. Simultáneamente, los transportes de tropa que se acercaban con lentitud, arriaron los botes para dar paso a la primera ola de desembarco.

Del parte Oficial del General en Jefe del Ejercito de las Operaciones del Norte, Erasmo Escala cabe destacar los siguientes párrafos, que reflejan en toda su dimensión lo que estaba por acontecer:

“Eran las 09:30 horas cuando se visualizó del costado de uno de los transportes, los 17 primeros botes ocupados por dos compañías del Regimiento Atacama y la primera compañía de Zapadores con un total de 450 hombres, los que comenzaron a avanzar en dirección a la playa. Los botes se aproximaban, a toda fuerza de remo, hacia los lugares elegidos, mientras recibían un nutrido fuego de fusilería de las fuerzas enemigas que se encontraban atrincheradas tras las escarpadas rocas y parapetos que les ofrecían los accidentes naturales del terreno....

Las primeras tropas que ponen pié en tierra son las de la Brigada de Zapadores, que dirigidas con acierto por su comandante, merecieron tomar al enemigo por la retaguardia, facilitando así el desembarco del resto de la división, que en esos momentos bajaba a tierra por dos puntos distintos, sufriendo un fuerte ataque de las fuerzas enemigas estacionadas en algunas posiciones elevadas...
Luis Valderas entrevista al Director de la Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes, Coronel Bosco Pesse,
  entregando los antecedentes de este reportaje.
Cuarenta minutos han transcurrido y los 450 bravos de Zapadores y del Atacama se baten siempre con la misma fiereza y coraje del primer momento. Imposible parecía que aquellos 450 hombres se hubiesen sostenido durante tanto tiempo combatiendo contra fuerzas superiores en numero y parapetadas tras  formidables trincheras. Desde el mar se veía sembrado de cuerpos humanos la rápida pendiente..... y es imposible describir las sensaciones que todos, marineros, soldados y oficiales, experimentaban al ver aquellos valientes.”

La primera ola de desembarco debió batirse durante 45 minutos, luchando sin descanso y solo a las 11 de la mañana llegó la segunda ola, cuyo desembarco fue similar a la primera. Al unirse ambos contingentes, la situación tendió a equilibrarse. Esta segunda ola desembarco fue integrada por la Segunda y Cuarta compañía del Atacama, el resto de los Zapadores, una compañía del Buín y parte del segundo de línea. Desembarcan allí jefes como el teniente coronel Juan Martínez, comandante del Atacama, el subteniente Rafael Torreblanca y el teniente coronel Ricardo Santa Cruz, comandante de los Zapadores. Este último a cargo del resto de los zapadores, asumió el mando de la Brigada, convirtiéndola en guerrilla.

La crónica de la época señala: “Santa Cruz enseguida dió orden de avanzar y se puso él al frente de la tropa, atacando con ímpetu las fortificaciones en que se había parapetado el enemigo. Pronto este fue desalojado de allí a punta de bayoneta, huyendo cerro arriba.”

A las 13 horas desembarca el tercer escalón. La lucha había terminado en la playa, lo que permitió a los oficiales reorganizar sus unidades y dar un breve descanso a los soldados del Atacama y los Zapadores, que habían llevado el mayor peso de la lucha. El subteniente Rafael Torreblanca izó una bandera chilena en un poste de teléfono de Alto Hospicio y la Escuadra suspendió el fuego. Pisagua estaba en poder de las fuerzas chilenas.
Este hecho constituyó una acción en que el choque, la fuerza, el esfuerzo y la consiguiente victoria, hicieron brillar al Arma con singular relevancia, por lo cual a través de una orden de Comando de la Vice-comandancia en Jefe del Ejercito del 8 de mayo de 1979 se estableció el 2 de noviembre como el día del Arma de Ingenieros

DESARROLLO DEL ARMA DE INGENIEROS HASTA NUESTROS DÍAS
Los antecedentes sobre la creación de la Escuela de Ingenieros Militares se remonta al año 1902, cuando fue publicado el decreto, firmado por el Presidente de la República German Riesco y su ministro de Guerra Rafael Herrera. En esa oportunidad se nombró como director de la institución al Sargento Mayor Guillermo Dublé Almeida.
En 1906 se organiza la Escuela de Ingenieros y Artillería que funciona regularmente algunos años; debido a que los cursos no fueron del todo útiles como era de esperar, disolviéndose bruscamente dando término al plantel. 
Tan solo la experiencia y resultado de la Primera Guerra Mundial hacen recapacitar a los mandos castrenses, ya que los campos europeos habían demostrado exhaustivamente la imposibilidad de efectuar acción bélica alguna separada de la técnica y más que eso: había pasajes completos del conflicto solo dedicado a la actividad del Zapador (el antiguo ingeniero militar).

El 9 de julio de 1924 se organiza la Escuela de Aplicación de Ingenieros Militares, mediante un decreto firmado por el Presidente Arturo Alessandri Palma y su Ministro de Guerra Luis Brieba.

Los inicios de este plantel se vieron afectados por numerosas dificultades por lo estrecho del local que le fue destinado, sin contar lo escaso del personal, elementos y medios.

Se inició el curso de tenientes con 6 alumnos en un viejo caserón ubicado en la Alameda (principal avenida de Santiago) bajo el mando del general Luis Paredes. Hasta 1930, la Escuela desarrolló sus actividades en su sede principal, pero ese año pasó a ocupar el nuevo local de la Avenida Beaucheff en Santiago.

En el año 1932, la superioridad les subordina el batallón de construcciones del regimiento de ferrocarriles de Puente Alto que pasa a convertirse en el Batallón de Instrucción de la Escuela. 

Los avances técnicos aquilatados y comprobados en la Segunda Guerra Mundial hicieron ver a la superioridad militar la necesidad imperiosa de llevar a los oficiales del Arma a una más acabada especialización y diversificación de los conocimientos impuestos al Instituto con la reunión de las especialidades de zapadores y comunicaciones, ya que hasta el momento no estaba a la altura de las necesidades modernas.

El 6 de marzo de 1948, la Orden Comando del Jefe del Ejercito, la divide de tal manera que su Batallón de Zapadores pasa a constituir la actual Escuela de Ingenieros y el Batallón de Comunicaciones la actual Escuela de Telecomunicaciones.

Por decreto supremo 346 del 11 de marzo de 1953, el alto mando de la institución dispuso su traslado hasta la guarnición militar de Tejas Verdes, en la Provincia de San Antonio, donde funciona actualmente.

LOS INGENIEROS MILITARES EN LA ACTUALIDAD
El director de la Escuela de Ingenieros Militares es el Coronel Bosco Pesse Quappe, quien explica que esta institución efectúa la labor docente del Arma de Ingenieros, realizando los cursos de formación para oficiales subalternos, cursos de formación para Clases de Armas y Servicios y el Curso Avanzado para Oficiales de Arma. También tiene lugar el curso de especialización para Buzos Tácticos, cuya duración es de dos meses.
A través del Batallón de Ingenieros Motorizados Mackenna imparte la instrucción para preparar el contingente que anualmente cumple con su servicio militar y que al término de la conscripción materializan las reservas principales del Arma para empleo del ejercito

La Escuela de Ingenieros ha desarrollado una serie de actividades en tiempos de paz que van en directo beneficio de la ciudadanía. Quizás una de sus obras más emblemáticas la ejecutó el Cuerpo Militar del Trabajo como el caso de la Carretera Longitudinal Austral que unió el sur de Chile, promoviendo la unidad nacional a través de la integración de cada rincón del territorio patrio. También se ha contado con su apoyo en inundaciones, terremotos y emergencias, las que son superadas gracias a sus equipos de transportes, puentes mecano de emergencia y un sinnúmero de otras acciones que van en directo apoyo de la comunidad cuando lo necesita. 

El 11 de marzo del 2003 se efectuará una ceremonia destinada a celebrar los 50 años de la Escuela en Tejas Verdes, donde junto con dar a conocer un documental histórico, será inaugurado el Memorial de la Escuela de Ingenieros Militares en el casino de oficiales.

GENERAL JUAN MACKENNA O´REILLY
El General Juan Mackenna, cuyo nombre lleva la Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes.Fue héroe de la independencia de Chile y precursor de la Ingeniería Militar en Chile. De origen irlandés trabajó junto al entonces Virrey Ambrosio O´Higgins, quien le comisionó la construcción del Puente del Rimac y posteriormente lo nombró gobernador de Osorno, destacándose por la construcción de caminos y otras obras viales. En Enero de 1811 es nombrado gobernador de Valparaíso y el 4 de septiembre, miembro de la junta de gobierno. El Ejercito lo nombra patronímico de la Escuela de Ingenieros Militares a raíz de la brillante actuación que le cupo como organizador del Ejercito nacional y como artífice del plan de defensa del reino de Chile.

El Teniente Coronel Ricardo Santa Cruz, comandó a los zapadores en la Toma de Pisagua. Nació en el vecino balnearioTENIENTE CORONEL RICARDO SANTA CRUZ VARGAS
Una reseña aparte merece quien comandó a los zapadores en la toma de Pisagua, ya que nació en el Balneario de Cartagena, dentro de la provincia de San Antonio, el 2 de julio de 1847, siendo bautizado en el Curato de Lo Abarca. A los 14 años ingresó a la Escuela Militar, recibiendo el grado de subteniente en 1865, siendo destinado al batallón segundo de línea. El 13 de abril, con el grado de Sargento Mayor fue llamado para integrar las fuerzas del Ejercito que debían marchar al norte como segundo comandante del Regimiento Zapadores. Allí cumplió su exitosa misión en Pisagua. Mas tarde el 26 de mayo de 1880 participó en la Batalla de Tacna, particularmente dura y el propio Santa Cruz  resultó mortalmente herido a causa de una bala que le atravesó el vientre. Murió luego de conocer el triunfo alcanzado por los chilenos en la acción.

Una calle de Cartagena lleva su nombre y pronto un busto recordará su entrega por la patria, ya que será emplazado cerca del mar como un postrer homenaje del héroe que vuelve a casa tras conocer la gloria en el campo de batalla.

Articulo enviado por nuestro amigo Luis Valderas de Chile

www.panzertruppen.org - Historia de las Fuerzas Armadas alemanas
Editor General
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved
Colombia