The German Army  1657-1945

Acorazado de Bolsillo Admiral Graf Spee

RESCATE | El equipo del buzo Héctor Bado exhibió ayer el símbolo del barco. Es de bronce y tiene dos metros de alto y casi 400 kilos de peso
Reflotaron águila nazi del "Graf Spee"

El único emblema de esta naturaleza que no fue destruido por Hitler, afirmó asesor de la Universidad de Oxford

FEDERICA NARANCIO

Abrazada a la popa del acorzado alemán "Graf Spee" se escondía una pieza de valor incalculable que se creía perdida hace 60 años. De casualidad, fue ubicada en diciembre por un equipo de rescatistas liderado por Héctor Bado, aunque mantuvieron estricta reserva acerca del hallazgo.

Ayer, a las 12:35, pudieron extraerla del fondo del mar y el secreto dio paso al alboroto en el Puerto de Montevideo, donde la pieza fue exhibida.

"Es un hallazgo único", dijo sonriendo Héctor Bado. Se trata de un águila de bronce, perteneciente a la iconografía nazi y emblema de los barcos de guerra. "Es como un escudo nacional, vendría a ser la bandera del navío alemán", explicó Bado. El águila pesa entre 300 y 400 kilos, y tiene dos metros de alto por otros 2,80 metros entre las puntas de las alas. En el centro de sus garras, sostiene una esvástica que fue cubierta, de acuerdo a Bado, para "no herir sentimientos". Se trata de una pieza única en el mundo. "Había seis águilas como ésta pero en 1939, Hitler ordenó que fueran destruidos los símbolos que los identificaban durante la segunda guerra mundial porque sabían que serían derrotados", explicó el doctor en arqueología de la Universidad de Oxford, Mensum Bound, que supervisó el trabajo de los rescatistas desde diciembre.

Bound estima que esta pieza puede valer entre dos y tres millones de dólares. El rescatista Héctor Bado dijo que la empresa no tiene interés en quedarse con el águila, y que tras exhibirla durante un tiempo, consideran ponerla a la venta. "Hay que ver lo que dice el gobierno uruguayo", comentó Bado.

RESCATE. Fueron ocho buzos líderados por Héctor Bado los que trabajaron para la empresa de Alfredo Etchegaray, que es el propietario de los derechos sobre la embarcación. Hace dos años, el equipo de Bado causó sensación cuando ubicó un cañon y el telémetro del "Graf Spee", aparato que afinaba la puntería de los cañones. Ahora, volvieron a generar revuelo con el hallazgo del águila del barco, que como Bado mismo cuenta, fue absolutamente casual.

Todo comenzó en diciembre, cuando lograron ubicar una importante pieza de artillería que aún no ha sido recuperada. La búsqueda de uno de los cañones principales del "Graf Spee", de 14 metros de largo, desencadenó el rescate del águila.

"Vimos en las imágenes del sonar una referencia clara sobre la posible ubicación del águila", explicó el buzo.

El águila estaba unida por la popa al "Graf Spee" y a unos 11 metros de profundidad. Los buzos debieron cavar un pozo en el barro de cuatro metros, y sacar uno por uno los 145 bulones (tornillos grandes) con las llaves apropiadas. La visibilidad era nula, las condiciones de trabajo peligrosas. "La corriente, las redes, tener que valernos nada más que por el tacto; todo dificultaba el trabajo", describió Bado. El rescatista dijo que hay otras piezas identificadas, además del águila y el cañon principal, pero no quiso entrar en detalles. No obstante asegura que la idea es rescatar la estructura del "Graf Spee", operación que costaría alrededor de US$ 30 millones.

INTACTA. El águila Śmás allá de su simbologíaŚ impresiona. Está erguida, con sus alas extendidas y mirada desafiante. Se mantuvo durante seis décadas en perfectas condiciones. Tras un mes y medio de trabajo, la pieza pudo finalmente ser extraída de las aguas frente al Puerto de Montevideo y exhibida, por unos instantes, al público que se encontraba allí.
El doctor en arqueología de Oxford, Mensum Bound, llevaba consigo una cámara de fotos. Su interés por esta pieza y por el "Graf Spee" va más allá de su trabajo. "Después de la batalla con el "Graf Spee", mi padre estuvo en el Exeter ayudando a reconstruirlo. Desde que era niño, él alimentó mi imaginación con sus historias sobre lo que fue esta batalla". El Exeter fue uno de los tres cruceros británicos que interceptaron al navío alemán que hasta entonces había evadido a sus perseguidores con éxito.

Entre los técnicos también había un grupo de turistas que recién descendía del crucero Regal Princess. Cuando avistaron el águila, sacaron sus cámaras de fotos y, sin saber bien de lo que se trataba, posaban a su lado. Dos de los turistas, sin embargo, conocían bien la historia del "Graf Spee". Johannes y Beate, una pareja alemana, no podían esconder su sorpresa al enfrentarse al águila: "Nacimos después de la Segunda Guerra Mundial, pero conocemos bien la historia".

LA VERDAD ASOMA SOBRE EL "RESCATE" DEL  GRAF SPEE

Creo que no debe ser una novedad para los lectores de este newsletter que estoy en contra de la caza de tesoros y que realmente la mayoría esconden detrás solamente las ansias de lograr dinero, ya sea por la venta de los objetos u obteniendo inversores que son los que pagan los gastos y sueldos de los buscadores, hayan encontrado algo o no. En general actúan en "zonas grises" en los limites de la legalidad.
El caso del tan promocionado rescate del Graf Spee parece ser otra de esas ocasiones, que ahora inclusive ha dado pié para acciones legales que tambien incluyen otros buques. Se  copian varias notas de La Nacion donde se sigue un poco la historia y su final. Vean como va cambiando la noticia hacia el final que se veía venir:

Al principio se hablaba de mostrar todo en un museo, ahora dicen que haran juicios al estado Uruguayo ya que necesitan vender piezas para seguir el trabajo. Espero que el gobierno uruguayo tome conciencia de lo que perdería si cede. Por lo menos les damos desde aquí nuestras felicitaciones a su Comision de Patrimonio y les deseamos éxito!

Insisto y seguiré insistiendo: Quiere el pueblo Uruguayo que los restos de los importantes barcos antiguos que hay en sus costas sean mostrados en buenos museos, que podrían dar dinero y educacion por muchas generaciones? O en vez de ello prefieren que sean vendidos al mejor postor, las colecciones desparramadas por todo el mundo, dejando algo de dinero en las arcas estatales que tiene una vida efímera y perdiendo para siempre su patrimonio historico?! Es hora que tomen conciencia y se opongan a este despojo.

Fotos del Diario La Nacion del 31.03.2004

22 de Diciembre de 1999  Intentarán reflotarlo
MONTEVIDEO (AFP).- Un grupo de expertos intentará rescatar del lecho del Río de la Plata, frente al puerto de Montevideo, el antiguo acorazado de bolsillo Graf Spee, orgullo de la ingeniería alemana en la Segunda Guerra Mundial, informó el diario El País. El buque, protagonista de la batalla del Río de la Plata, uno de los hechos que más conmovieron a los uruguayos, y que desde hace 60 años permanece hundido al oeste de la bahía de Montevideo, podría ser reflotado si prosperara un proyecto que desde hace un tiempo se viene preparando.

El estudio debe ser sometido para su autorización a la Prefectura Naval uruguaya, al tiempo que se realizan contactos internacionales para obtener capitales para llevar a cabo el plan. La iniciativa promovería también la creación de un museo establecido en Uruguay y uno itinerante, con todos los elementos que se puedan reunir de la batalla del Río de la Plata.

05 de Febrero del 2004  Vuelven a suspender el rescate del Graf Spee en Uruguay

Debido a los fuertes vientos que afectan Montevideo, el domingo o lunes continuarán las tareas para recuperar las partes del acorazado alemán hundido durante la Segunda Guerra Mundial

MONTEVIDEO.- El rescate de partes del acorazado alemán Graf Spee fue suspendido hasta el domingo o lunes por los fuertes vientos en el lugar, informó hoy Héctor Bado, encargado de las operaciones.

06 de Febrero del  2004 La batalla del Río de la Plata: llevarán a un museo los elementos que recuperen  - Van al rescate del acorazado Graf Spee

En 1997, un equipo dirigido por el buzo uruguayo Héctor Bado recuperó un cañón de la nave, actualmente en exposición frente al Museo Naval de Montevideo. Años después, el proyecto de rescate de la nave revive, con el intento de recuperación del telémetro, un instrumento que permitía a los artilleros ajustar los tiros con precisión.El salvamento sigue a cargo de Bado en colaboración con expertos internacionales; entre ellos, el británico Mensun Bound, director de la Unidad de Investigaciones de Arqueología Marina de la Universidad de Oxford. Según sus promotores, la extracción del telémetro, de 27 toneladas, es la primera etapa de un programa de recuperación más ambicioso.

El proyecto, que cuenta con el apoyo del gobierno uruguayo, apunta a reunir las piezas rescatadas en un museo dedicado al legendario navío, donde Etchegaray estima que acudirán miles turistas interesados en la historia del Graf Spee

26 de Febrero del 2004  Frente al puerto de Montevideo   Comenzó el rescate del Graf Spee

MONTEVIDEO.- Un nuevo intento otra vez fallido. Alfredo Echegaray, concesionario del rescate del acorazado alemán Graf Spee, se agarraba la cabeza y no ocultaba su expresión de disgusto. "Otra vez, no...", comentaba, mientras veía que el famoso telémetro del buque de guerra que fue hundido en 1939, en el Río de la Plata, era más fuerte que las herramientas de rescate, y, como en cámara lenta, la pieza histórica volvía al río. Una hora después estallaron los festejos cuando la grúa del puerto de Montevideo logró, finalmente, rescatar el telémetro del barco, que estalló ante los ojos de miles de uruguayos hace 64 años.

 Y el festejo de los rescatistas, rodeados de periodistas, tuvo un doble motivo. Por un lado, se celebraba la recuperación en sí misma de una pieza histórica: Los responsables del operativo admiten que la repercusión internacional les permite promocionar el caso para obtener inversores asociados, auspiciantes o fundaciones interesadas en contribuir con el rescate. "Te imaginás, con tantas cámaras de TV de todo el mundo, si había un logo en la grúa... era una gran promoción", comentó Echegaray a LA NACION. La inversión que precisan es para continuar con las tareas e ir por piezas mucho más pesadas. Como el barco se partió por la mitad, en el fondo del río están la proa y la popa del llamado acorazado de bolsillo. La proa pesa 8000 toneladas y la popa, unas 2000 toneladas, explicó el concesionario.

La expedición se prepara ahora para el rescate de una pieza de 300 toneladas: una de las dos torres con tres grandes cañones de 28 cm de calibre cada uno. Entienden que se deberá trabajar en el alivianamiento del casco de casi 200 metros de eslora.

El grupo de buzos que trabajó en el rescate estuvo comandado por el uruguayo Héctor Bado. El otro responsable del operativo fue el capitán de navío Alberto Braida.
 

31 de Marzo del 2004 Se demora el rescate del legendario acorazado alemán sumergido en el Río de la Plata.
El Graf Spee está hundido en juicios

Los rescatistas quieren vender partes del buque para seguir la operación, pero el gobierno no los deja.El buzo Héctor Bado, responsable de la expedición, dijo que las autoridades uruguayas no cumplen con el contrato. Varias denuncias ante la Justicia

MONTEVIDEO.- Se advierten aguas turbulentas para el rescate de buques que naufragaron en el Río de la Plata, entre ellos el famoso acorazado alemán Graf Spee, donde yacen sumergidas no sólo grandes historias, sino también riquezas incalculables.

Por un lado, aguas turbulentas que dificultan la extracción de piezas; por el otro, aguas turbulentas en la órbita estatal, que complica la venta de lo extraído y que permitiría recuperar utilidades para ser invertidas en los operativos de rescate.El buzo Héctor Bado está dedicado desde hace muchos años a hurgar en las aguas del Río de la Plata; este verano su nombre trascendió fronteras por la misión de rescatar el Graf Spee. Los restos del legendario buque de la marina alemana están en la bahía de Montevideo y Bado logró recuperar el famoso telémetro, instrumento de precisión considerado de avanzado nivel tecnológico para comienzos de la Segunda Guerra Mundial.
Los argentinos que llegan a Montevideo por vía fluvial pueden apreciarlo a simple vista, ya que fue expuesto frente al Ministerio de Turismo, que está ubicado en el puerto de la capital uruguaya.

Un acorazado con historia

Con el rescate de esa pieza simbólica se buscó dar empuje a otros operativos pendientes. Estos atractivos históricos resultaron un poderoso imán para que llegarán aquí varios equipos de la TV de Europa y de los Estados Unidos a registrar el rescate y recordar aquella legendaria batalla naval. También se acercaron inversores extranjeros interesados en negocios.

¿Cuál es la ganancia? Según la normativa vigente, una vez obtenida la habilitación para el rescate de un buque que naufragó, lo que se recupera se reparte en mitades entre el sector privado y el Estado. Sin embargo, eso no se ha hecho fácil. Bado dijo a La Nacion que la Comisión de Patrimonio le impidió hacerse de lo que le corresponde, lo que le ha generado importantes pérdidas. Esa comisión es un organismo del Ministerio de Educación y Cultura, que asesora sobre el cuidado del patrimonio histórico.

Según Bado, se han acumulado varias piezas rescatadas, cuyo valor es de "varios millones de dólares", pero se mantienen en custodia y no pueden ser comercializadas. Dice que de esa forma ni ellos pueden recuperar dinero, ni el Estado puede hacerse de lo que le corresponde. Y, además, el público no puede observar estos elementos.

Ante esa situación, y al aprovechar el caso del Graf Spee, se ha puesto en el centro de la atención pública el tema de los rescates bajo las aguas. Bado instruyó a sus abogados para que inicien acciones judiciales para defender sus derechos y a la vez, presionar ante la opinión pública.
"Para empezar, queremos nuestra mitad: hay miles de objetos que hemos recuperado y que están ahí, guardados, sin que nadie haga algo para cumplir los compromisos", dijo Bado.

Agregó que "la acción es contra la Comisión de Patrimonio, porque dice que el titular de ese ente los trató de ladrones de tesoros. "La demanda -adelantó Bado- será por incumplimiento de contrato."

Dijo que el problema derivó en el alejamiento de inversores norteamericanos interesados en este negocio.

La cuestión de dividir lo rescatado no encuentra solución. El presidente la Comisión de Patrimonio, Jorge De Arteaga, ha efectuado comentarios que irritaron a los rescatistas: "Y ahora qué... al Graf Spee lo vamos a dividir en dos? Estamos todos locos, eso no se va a hacer. Es todo un juego que nos está llevando a la estupidez".
Aguila de la proa del Graff SpeeDe Trafalgar a las playas uruguayas

Héctor Bado dio a conocer ricos detalles históricos sobre las distintas piezas rescatadas que aún no  se pueden comercializar.

"Hay una gran cantidad de monedas que están bajo custodia del Banco Central del Uruguay. También hay un cañón del barco Agamemnon, que es la única pieza de esa naturaleza que hay en el mundo, navío que, vale recordar, participó de la Batalla de Trafalgar", agregó Bado, que tiene los derechos para el rescate del antiguo navío británico.

"Era uno de los buques de primera línea de la armada británica y uno preferidos por el almirante Horatio Nelson; además, como este cañón que rescatamos no hay otro cañón certificado de haber participado en aquella batalla".

Dijo que el Agamemnon (construido en 1781 en Hampshire y que tenía 64 cañones) está hundido, desde 1809, en la Bahía de Maldonado, a ocho metros de profundidad. Se lo encuentra a la altura de la parada 12 de la rambla de la Mansa, en Punta del Este, está a mitad de camino entre la playa y la isla Gorriti.

Dicho buque trascendió en la historia cuando pasó a comandarlo el propio Nelson. Se destacó en el bloqueo de Tolón y otras misiones en Nápoles y Túnez. Luego de una activa participación en Copenhague en 1801, adquirió fama en la Batalla de Trafalgar. El 28 de junio de 1809 naufragó a la entrada del Río de la Plata.

En Febrero y Marzo de 1997, Mensun Bound, director del Comite para Arqueologia de la Universidad de Oxford estuvo haciendo investigaciones en la zona de Playa Mansa de Punta del Este en colaboracion con el Departamento de Patrimonio de Uruguay, La Universidad de Montevideo y la Armada Uruguaya. El foco principal fué el AGAMEMNON, el buque de Lord Nelson que combatió en la Batalla de los Santos, ambas de Copenhagen y estaba en la columna de Nelson en Trafalgar. Se sacó un cañon de hierro, el unico en existencia de la batalla de Trafalgar. Tambien se hizo una investigacion en el buque español de transporte de tropas SALVADOR  de la era Napoleonica, hundido en el mismo lugar, igual que el buque transporte de esclavos SEAHORSE.

Tres buques importantes por su historia que deben quedar en Uruguay, en un museo apropiado.

LA PIEZA DE 27 TONELADAS PERMITIA AJUSTAR LA PUNTERIA DE SUS CAÑONES
Rescataron el telémetro del "Graf Spee", tras dos semanas de intentos fallidos
* Un grupo de buzos y técnicos de Uruguay, Argentina y Alemania realizaron ayer el rescate del Telémetro del acorazado alemán Admiral Graf Spee. El éxito de la tarea se concretó a las 14:59 horas.

El instrumento de precisión fue reflotado a las 14:59 horas; una hora antes se había roto la eslinga de acero que utilizaba la grúa, igual que ocurrió en los anteriores intentos de rescate.

El rescate del telémetro del "Graf Spee" es el primer paso hacia la recuperación total del acorazado alemán, hundido en el Río de la Plata, a ocho kilómetros de Montevideo, durante la famosa Batalla del Río de la Plata, durante la II Guerra Mundial, en diciembre de 1939. La pieza rescatada ­un instrumento óptico de 27 toneladas, en forma de cruz, con 6 m de alto por 10,5 de ancho en su parte inferior­ se usaba para asegurar la precisión de los tiros de artillería.

Tras dos semanas de intentos fallidos, la pieza fue finalmente sacada del agua por un grupo de buzos comandado por el uruguayo Héctor Bado, luego de más de seis horas de trabajo, y pese a una segunda rotura de una eslinga de acero utilizada para el reflotamiento.

A su frente, el telémetro "tenía adosado el primer equipo de radar que fue montado en buques de guerra", explicó Bado, al destacar la importancia histórica de la pieza.

El rescate se produjo a las 14:59 horas; la eslinga se había roto a las 13:59, exactamente una hora antes.

 El telémetro será exhibido en el Puerto de Montevideo

El empresario compatriota Alfredo Etchegaray, concesionario de los derechos del rescate, dijo a LA REPUBLICA que el telémetro será limpiado en un astillero local, para después ser exhibido a la entrada del Puerto de Montevideo. Etchegaray anunció que el próximo rescate que intentará del fondo de las turbulentas aguas del Río de la Plata será el de tres cañones grandes unidos en una sola pieza de 300 toneladas. La recuperación se hará seguramente en el segundo semestre del año, "cuando consiga una grúa europea con la suficiente fuerza", explicó.

Precisamente, el alivianamiento del casco de 186 metros de eslora, recuperando pieza tras pieza ­que serán reacondicionadas, archivadas y exhibidas en un museo­, será el segundo paso en el rescate del acorazado alemán "Admiral Graf Spee", detalló.

La tercera etapa del proceso, que demandará al menos tres años, será el rescate de la popa y, finalmente, de la proa. El total de la operación de rescate del acorazado alemán "costará millones", adelantó Bado, sin precisar la cifra, al reconocer que el grupo está detrás de inversionistas que financien la tarea.

La Batalla del Río de la Plata

El "Graf Spee" y la flotilla británica en el Atlántico Sur protagonizaron, el 13 de diciembre de 1939, la Batalla del Río de la Plata. El buque inglés "Exeter" resultó gravemente averiado y se retiró con 61 muertos a bordo, mientras que el barco alemán se refugió en el Puerto de Montevideo. En la capital uruguaya fueron sepultados 36 marinos alemanes, y el gobierno le concedió al capitán alemán Hans Langsdorff 72 horas para reparar las averías y abandonar el puerto.

La nave dejó la bahía el 17 de diciembre, y a las pocas millas fue minada y hundida por decisión de su capitán, que resolvió evitar que el buque cayera en manos de sus fuerzas enemigas.
 

Habla el hijo del único sobreviviente

Parte de los mil cien tripulantes del "Graf Spee" se quedaron en Montevideo, en tanto que los restantes se trasladaron a Buenos Aires junto a Langsdorff, quien a la postre se suicidaría el 20 de diciembre. Apelando a su honor, afirmó en una carta que la vida de un capitán debe correr la misma suerte que su buque.

Frederich Adolph es el único sobreviviente del "Graf Spee" que permanece en Uruguay. Su hijo, Hans Adolph, presenció el rescate.

"Hace cincuenta años que escucho de mi padre relatos e historias del 'Graf Spee'", comentó Hans en diálogo con LA REPUBLICA. "Es algo muy especial, aunque sólo sean hierros y barro; de pronto, ver reflotar una parte, una pieza del acorazado, es ver reflotar la vida de mi padre".

El único sobreviviente de la batalla está gravemente enfermo. A última hora de ayer, nada sabía del éxito del rescate del telémetro. Sus familiares optaron por evitarle emociones intensas que podrían llegar a poner en peligro su vida. *


 Waffen-SS
 Heer
 Main/Principal
 Armamento/Equipment
Luftwaffe
 Sistema de Informacion
 Documentos/Documents
Campaigns 1657-1945
 Modelismo Militar
 Tratados/Treaties
Military Music/Musica
Medals and Awards
Military Videos/Videos
German Militaria
Kriegsmarine
 Libros Ebook
Suscription/Suscribirse
Biblitoteca/Bookhouse
 Ciencia Militar en PDF
Enlaces/Links
Aviones de Guerra
 Archivos Dropbox
German Army 1657-1945
 Economia y Politica PDF
Buques  de Guerra
Enlaces
Quienes Somos
Tanques  de Guerra
Publicaciones
Videos

Copyright @ The German General Staff 1657-1945