Document created: 11de septiembre de 2008
Air & Space Power Journal - Español  Tercer  Trimestre 2008
 
DOCUMENTOS
i DOCUMENTOS
La Crisis de los Misiles Cubanos

Cuarenta y Cinco Años de Equilibrio

Charles Tustin Kamps

EN OCTUBRE DE 1962, el mundo tenía puesto los ojos en los sucesos de la crisis de los misiles cubanos, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética estaban al borde de la guerra nuclear. La crisis hubiera terminado en una catástrofe mundial ya que las fuerzas estadounidenses se estaban preparando para dos planes de operaciones (OPLAN — Operation Plan) que habrían enfrentado a las dos superpotencias en combate directo. Sin embargo, Estados Unidos evitó el desastre cuando la administración Kennedy impuso una "cuarentena" naval (un bloqueo) a Cuba y negoció un tratado con los soviéticos para que ellos retiraran sus misiles de Cuba y nosotros los nuestros de Turquía.

¿Por qué nos deben interesar planes de hace 45 años que nunca ejecutamos? La respuesta es el equilibrio. Para un país como el nuestro, con responsabilidades globales, el próximo enemigo puede resultar tan mortífero como el actual, e incluso peor. Una sensación de equilibrio y perspectiva para ver el largo plazo es casi tan necesaria como el análisis correcto de la lucha actual. Durante la crisis de los misiles cubanos, el Presidente John F. Kennedy había heredado una fuerza militar optimizada para la misión nuclear en detrimento de otras capacidades. Nos encontrábamos tratando de ponernos al día.

En OPLAN 316 se imaginaba la invasión total de Cuba por unidades del Ejército y la Infantería de Marina apoyadas por la Marina de Guerra, después de ataques aéreos de la Fuerza Aérea y Naval. La capacidad para montar tal operación tuvo un alto costo. En el extremo inferior de la cadena de prioridades normales, algunas unidades del Ejército de los Estados Unidos carecían de todo, desde equipos importantes hasta personal. Igualmente vergonzoso, la Marina de Guerra no disponía de suficientes naves anfibias para transportar incluso un modesto contingente blindado del Ejército.

Los planificadores diseñaron OPLAN 312, una operación principalmente de la Fuerza Aérea y portaaviones de la Marina de Guerra, con suficiente flexibilidad para hacer de todo, desde atacar instalaciones individuales de misiles hasta proporcionar apoyo aéreo a las fuerzas de tierra de OPLAN 316. Por supuesto, eso era sólo una parte de la misión de la Fuerza Aérea. En línea con las prioridades globales, la defensa y el contraataque contra la Unión Soviética eran de suma importancia. Mientras que el Comando de Defensa Aérea (ADC) reasignaba 161 interceptores con armas nucleares a 16 campos dispersos dentro de nueve horas, un tercio de la fuerza total del ADC mantenía un estado de alerta de 15 minutos. El Comando Aéreo Estratégico, en el nivel de preparación 2 para la defensa, tenía un octavo de sus 1.436 bombarderos en alerta de vuelo mientras que dispersaba otros y reducía los tiempos de alerta en tierra. Unos 145 misiles balísticos intercontinentales permanecían en alerta inmediata. Nuestra fuerza nuclear estaba lista para atacar.

Hacia el 22 de octubre, el Comando Aéreo Táctico (TAC) había desplegado 511 aviones caza además de tanqueros de apoyo y aviones de reconocimiento para enfrentar a Cuba con alerta de una hora. Sin embargo, el TAC y el Servicio de Transporte Aéreo Militar tenían problemas. La concentración de aviones en Florida ponía a prueba a los niveles de comando y apoyo; enfrentábamos una crítica falta de personal en seguridad, armamentos y comunicaciones; la carencia de autorización inicial para abastecer las reservas de municiones convencionales para tiempo de guerra forzó al TAC a rebuscarlas donde sea; y la falta de activos de transporte aéreo para apoyar una fuerza aerotransportada importante exigía convocar a 22 escuadrones de reserva.

Peor aún, demostramos la misma ingenuidad de antes de Vietnam, esperando que los aviones de caza eliminaran los misiles tierra-aire SA-2 simplemente volando bajo y utilizando napalm y ametrallamientos. El hecho de este desequilibrio para las operaciones contra Cuba ofrece una lección para el futuro.

Para enterarse más . . .

Brugioni, Dino A. Eyeball to Eyeball (Frente a Frente). Editado por Robert F. McCort. New York: Random House, 1991.

General Anatoli I. Gribkov, y General William Y. Smith. Operation ANADYR: U.S. and Soviet Generals Recount the Cuban Missile Crisis (Operación ANADYR: Generales Estadounidenses y Soviéticos Relatan la Crisis de Misiles Cubanos). Chicago: Edición Q, 1994.

(Además, se puede encontrar muchos documentos no clasificados en numerosos sitios Internet, como por ejemplo el Digital National Security Archive (Archivo Digital de Seguridad Nacional), http://nsarchive.chadwyck.com/home.do.)

Colaborador

El Sr. Charles Tustin Kamps El Sr. Charles Tustin Kamps (Licenciatura, Norwich University; Maestría, Kansas State University), es en la actualidad profesor de juegos de guerra en la Escuela Superior de Comando y Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Base Aérea Maxwell, Alabama. Anteriormente se desempeñó como oficial de armas de combate en el Ejército y en la Armada de Estados Unidos. Es especialista en historia militar y ha escrito varios libros y artículos relacionados con la defensa y ha diseñado varios juegos de guerra que han sido publicados para la venta y aplicaciones de software educacional. Entre sus libros se encuentran los siguientes: The History of the Vietnam War (1988), Armies of NATO’s Central Front (1985), y Peripheral Campaigns and the Principles of War (1982). El señor Kamps es egresado de la Escuela Superior de Guerra Aérea, Base Aérea Maxwell, Alabama.


Declaración de responsabilidad: Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.

Inicio | Email su Opinión a ]

www.panzertruppen.org - El Portal de Historia Militar en la red