Generaloberst Franz Halder


Generaloberst Franz Halder
Editado Junio 1998
Franz Halder nace en el seno de una familia bávara de antigua tradición militar, siendo su padre general. En 1902 se une al 3º Regimiento Real bávaro de artillería. En 1904 alcanza el grado de segundo teniente; entre 1906 y 1907 asiste a la Escuela de Artillería en Múnich. Entre 1911 y 1912 asiste al Colegio de Oficiales en Baviera, alcanzando el grado de teniente.  Al inicio de la I Guerra Mundial se desempeña como oficial de armamento y material en el III Cuerpo Bávaro de Infantería. En 1915 es parte del Estado Mayor de la 6º División Bávara, siendo promovido a Capitán poco después. En 1917 sirve en el 2º y 4º Ejércitos.   Después es transferido a la División de Caballería Bávara, al Cuartel General del Comandante en Jefe del frente oriental, Cuartel General del XV Cuerpo de Reserva y al Grupo de Ejércitos del Príncipe Rodolfo de Baviera.

Después de ser un oficial adjunto el Alto Mando Bávaro, es enviado a la sección de entrenamiento de la Reichswehr en 1919 ya finalizada la guerra. Durante los años de posguerra es visto frecuentemente en compañía de futuros líderes nazis, entre ellos Ernst Rohm, mas tarde comandante de las S.A. En 1923 alcanza el grado de Mayor; entre 1927 y 1929 se desempeña como Director General del Entrenamiento de Oficiales en Múnich.

En 1929 es promovido a Teniente Coronel. En 1931 es nombrado Jefe del Estado Mayor del Distrito Militar de Westfalia y poco después promovido a Coronel. En 1935 ya con el grado de Mayor General comanda la 7º División de Infantería. En 1936 es promovido a Teniente General y dos años después alcanza el grado de General de Artillería. Ese mismo año es nombrado Jefe de Estado Mayor del Ejercito Alemán en reemplazo de Ludwig Beck, quien lo había recomendado después de renunciar al oponerse a la ocupación de Checoslovaquia en 1938.

Franz Halder fue el primer bávaro y el primer católico en ocupar este cargo, rompiendo con la tradición protestante y prusiana. En una conferencia celebrada el 14 de Agosto de 1939 en el Obersalzberg, Halder es informado junto con otros altos oficiales de las intenciones de Hitler de ordenar la Invasión de Polonia. Ese mismo día Halder inicia la elaboración de un diario que terminaría en Septiembre de 1942 a través del cual se conocerá el proceso de decisiones durante la primera mitad de la Segunda Guerra Mundial.

Conspiración contra Hitler 1938
Uno de los primeros planes de Golpe de Estado conocidos contra Hitler fue concebido para evitar la guerra con Checoslovaquia durante la Crisis de los Sudetes. Halder arreglo para que el OKW le notificara con 48 horas de anticipación la orden de atacar al vecino país, de esta manera cuando la orden fuera emitida en Berlín; podría contar con tiempo suficiente para ordenar el arresto de Hitler y prevenir una guerra en Europa, la cual estaba seguro de que Alemania no podría enfrentar.
Halder con HitlerPara Septiembre de 1938 los conspiradores habían planeado arrestar a Hitler depuse del rally político en Núremberg, aunque surgieron algunas dudas ocasionadas por la actitud apaciguadora del Primer Ministro británico Neville Chamberlain; Hitler regreso el 14 de Septiembre, pero partió casi de inmediato para reunirse con Chamberlain en Berchtesgaden. El 27 de Septiembre Halder fue notificado de que Alemania atacaría Checoslovaquia el 30. En la mañana del día siguiente, no obstante el General Walter von Brauchitsch, figura calve, disminuyo el ritmo de las operaciones al exigir que quería supervisarlas personalmente. Mientras Halder estaba reunido con Erwin von Witzleben discutiendo la captura de los principales centros de poder en Berlín, fue notificado de que los Jefes de Gobierno de Francia e Inglaterra habían accedido a visitar Alemania de nuevo y Halder suspendió todos los planes, teniendo en cuenta que las tropas no participarían cuando Hitler estaba ganando la partida de los Sudetes. Después de la guerra, Halder continuaría culpando a Chamberlain del fracaso del Golpe de Estado, al ceder Checoslovaquia pacíficamente en los Acuerdos de Múnich.

En una conferencia celebrada el 14 de Agosto de 1939 en el Obersalzberg, Halder fue informado junto con otros oficiales de las intenciones definitivas de Hitler para la Invasión de Polonia; ese mismo día Halder iniciaría un diario que llevaría hasta el 24 de Septiembre de 1942, por medio del cual se podrá conocer el proceso de decisiones durante la primera mitad de la Segunda Guerra Mundial. A diferencia de la Crisis de los Sudetes, en esta ocasión, Halder aseguro que no creía que a la final Alemania, Francia e Inglaterra irían a la guerra, no obstante estando al tanto de los preparativos de la Operación Himmler.

Al finalizar la Invasión de Polonia en Octubre de 1939, Hitler quiso atacar inmediatamente a Francia, ya que los franceses y los ingleses habían declarado la guerra a Alemania el 3 de Septiembre, debido a su pacto de ayuda ofrecido a Polonia. Halder planifico nuevamente con otros altos oficiales el derrocamiento de Hitler en Zossen, pero una vez más sus planes no se ejecutaron, ya que Hitler decidió postergar las operaciones en Francia.

Halder jugó un papel importante en la elaboración de los planes para el ataque a Francia y se opuso a la Campaña en Noruega por motivos estrictamente militares. Cuando Erich von Manstein presento su plan para atacar a Francia a través de Las Ardenas, Halder al principio se opuso, cambiando luego de opinión al considerar que Francia no tendría las reservas necesarias para realizar operaciones en todo el frente. Cuando Hitler ordeno la detención de las unidades Panzer en su avance hacia la zona de Dunkerque, Halder no estuvo de acuerdo con esta decisión, que al final llevaría a la salvación de gran parte del ejército francés y el Cuerpo Expedicionario británico realizada con la ejecución de la Operación Dinamo.

Al finalizar la Batalla de Francia, Halder fue promovido a Coronel General y a diferencia de las anteriores campañas creía que la Invasión de Inglaterra se podría realizar, entrando en conflicto con la armada, pues quería que los desembarcos se ejecutaran en un amplio frente, mientras el Almirante Schniewind aseguraba que sería aniquilada por la armada británica, esta supremacía marítima de Inglaterra seria al final uno de los factores que llevaría a la suspensión de la Operación León Marino, como se denomino esta operación.
Franz Halder (izq) con von Brauchitsch
El 5 de Diciembre de 1941, Halder se reuniría con Hitler para presentarle l primer plan de la Operación Barbarroja, que fue aprobado, después de la guerra Halder diría que esta era una operación arriesgada, aunque hasta donde se sabe no se opuso a la misma. Hitler por su parte subestimo al Ejército Rojo, el cual creía que solo contaba con 150 divisiones, cuando en realidad en los primeros meses de la guerra se llegarían a detectar 360. Halder fue uno de los generales que se opuso al cambio de planes realizado por Hitler durante la campaña, al desviar los ejércitos alemanes hacia el norte y sur con el fin de ayudar a los Grupos de Ejércitos Norte y Sur en la captura de Leningrado y Kiev; postergando el ataque hacia Moscú, cuando ya lo quiso ejecutar en Octubre de 1941, era muy tarde para alcanzar el objetivo.

El 19 de Diciembre Hitler recibió la renuncia del General Walther von Brauchitsch, Comandante en Jefe del Ejercito Alemán, asumiendo el cargo y dejando bien en claro que el seria quien tomaría las decisiones en el Ejercito Alemán. El 23 de Julio de 1942, Hitler emitió la Directiva No 45, con la cual ordenaba la captura de Stalingrado y el Cáucaso; Halder se opuso a la misma, tratando de hacerle caer en cuenta que la Wehrmacht no contaba con las fuerzas necesarias para la ejecución de operaciones en dos frentes.

El 24 de Septiembre mientras el 6º Ejercito luchaba en Stalingrado, Halder alerto a Hitler acerca de la posibilidad de que el Ejército Rojo planeara un ataque en dos frentes del extremo norte y sur de Stalingrado, atrapando allí a los contingentes alemanes en la ciudad, Hitler esta vez le contesto que no estaba de acuerdo con sus apreciaciones y lo relevo del mando, nombrando al Mayor General Kurt Zeitzler, pasando Halder a la reserva hasta el final de la guerra.

Después del atentado del 20 de Julio contra Hitler, Halder fue arrestado por la Gestapo como uno de los conspiradores, siendo enviado al campo de concentración de Flossenburg y luego al de Dachau. El 24 de Abril de 1945 fue trasladado a Niederdoff, en el Tirol del Sur, Italia; allí pensaban ejecutarlo junto con el Dr. Hialmar Schacht, León Blumm y otros prisioneros, siendo salvado por soldados americanos el 5 de Mayo; paso dos años como prisionero de guerra bajo custodia de los Aliados, colaborando con el Ejercito americano como historiador militar, murió en 1972 en Baviera. 


 Waffen-SS
 Heer
 Main/Principal
 Armamento/Equipment
Luftwaffe
 Sistema de Informacion
 Documentos/Documents
Campaigns 1657-1945
 Modelismo Militar
 Tratados/Treaties
Military Music/Musica
Medals and Awards
Military Videos/Videos
German Militaria
Kriegsmarine
 Libros Ebook
Suscription/Suscribirse
Biblitoteca/Bookhouse
 Ciencia Militar en PDF
Enlaces/Links
Aviones de Guerra
 Archivos Dropbox
German Army 1657-1945
 Economia y Politica PDF
Buques  de Guerra
Enlaces
Quienes Somos
Tanques  de Guerra
Publicaciones
Videos

Copyright @ The German General Staff 1657-1945